En cierto sentido, en el fondo muy en el fondo creo que todos vivenciamos un unico «problema» y es cuando le hago caso a mi mente, o me alineo con mi mente al pensar que puedo estar «separada» de la Divinidad.

En realidad, jamás puedo estar separada de la Divinidad, ya que no existe ningun lugar en la Tierra, en el Universo, en el Cosmos, en la Galaxia, en el Infinito, en el que Dios no esté.

Situaciones como:

  • La enfermedad
  • El miedo
  • El desacuerdo
  • La ansiedad
  • La escasez
  • El conflicto
  • Las decepciones con los demás
  • La sociedad
  • El caos

Solo existen en mi mente y dado ello, las evidencio, las manifiesto, las experimento y las reflejo.

Cuando vivo estas situaciones puedo sentirme aislada triste, sola, dolida, deprimida, temerosa y cada vez mas en angustia y en pánico

Es importante recordar, que cuando verdaderamente me vuelvo a conectar con mi origen con mi esencia Divina este sentir desaparece.

En «Un Curso de Milagros» hay una frase muy repetitiva que me recuerda ésta lección.

«Hay que saber mucho para

comprender que todas las cosas, sucesos y circunstancias

sirven de apoyo»